Ventajas de los Implantes Dentales
marzo 23, 2017
¿Cuándo hacer un Implante Dental?
junio 9, 2017
Mostrar todo

Tipos de Brackets

¿Qué son los brackets?

Los brackets son elementos utilizados como herramienta para realizar un tratamiento de ortodoncia. Se cementan a las piezas dentarias, para poder realizar fuerzas ortodóncicas sobre ellas y poder corregir problemas de posición en las mismas. Pueden utilizarlos pacientes de cualquier edad, siempre que se tenga un correcto diagnóstico previo, realizado por un especialista.
Según los deseos que tenga el paciente, sus necesidades y expectativas, y las posibilidades económicas del mismo, se los puede orientar sobre el tipo de brackets a utilizar en su tratamiento y que mejor se ajuste a sus deseos.

¿Qué tipos de brackets me puedo colocar?

Hoy en día existe una amplia gama de brackets en el mercado, que nos permite elegir el más indicado según el caso y lo que se quiera lograr con el tratamiento. Contamos con los tradicionales brackets metálicos, que siguen siendo los más utilizados en nuestra práctica diaria. Por otra parte, para aquellos pacientes a los cuales les preocupa el factor cosmético de su tratamiento, tenemos brackets estéticos, que pueden ser de plástico, de cerámica, de zirconio o de zafiro. Según la técnica a utilizar, también constamos de brackets autoligantes, brackets linguales, brackets de oro, etc.

Brackets metálicos

La opción más tradicional es la utilización de brackets metálicos, los cuales generalmente son de acero-inoxidable y siguen siendo los más resistentes y efectivos. La desventaja que tienen es que no cuidan el aspecto estético del tratamiento, sin embargo, existe en el mercado brackets metálicos “mini”, los cuales son de un tamaño considerablemente menor que el de los tradicionales.

 

 

Brackets de plástico

Los brackets de plástico, (que pueden ser de policarbolixilato, policabonato o polisulfona); si bien tienen un color similar a las piezas dentarias, su estética no es tan duradera, ya que se deforman con los cambios térmicos y pierden la estética inicial muy fácilmente. Son económicos, comparables a los brackets metálicos, pero no son los más prácticos para los tratamientos.

 

 

 

 

Brackets de cerámica

Los brackets de cerámica; si bien son más costosos que los anteriores, tienen la ventaja de que no cambian su color (blanco, similar al diente) durante el tratamiento. Son altamente resistente al desgaste a la fractura y a la decoloración. Son una muy buena alternativa en aquellos pacientes a los cuales les preocupa el aspecto estético del tratamiento. Aunque son menos visibles, requieren de una muy buena higiene y cuidado, ya que son más frágiles que los brackets metálicos.

Brackets de Zafiro: Son la última tecnología en brackets. El zafiro es una piedra semipreciosa totalmente transparente, por lo que adquieren la tonalidad del diente sobre el que se cementa. Son muy estéticos, duros (no se desgastan) y no se tiñen con las comidas, bebidas o tabaco, por lo cual son de primera elección en aquellos pacientes que tienen un alto consumo de estas sustancias. Son cómodos, ya que tienen contornos y bordes suaves que producen muy poca molestia al instalarlos. Hoy en día, son los más costosos del mercado.

Brackets de autoligado

Brackets de autoligado: Son del mismo material que los brackets metálicos convencionales, con la diferencia que en su estructura incluye un sistema para fijar el arco dentro de él, sin necesidad de utilizar otro elemento, como las clásicas “gomitas”. Los controles son mas espaciados, ya que no hay elementos elásticos que recambiar, y la fricción sobre los dientes también se ve disminuida.

 

Alineadores transparentes

Alineadores transparentes: Esta técnica no incluye la utilización de brackets, sino que se basa en la utilización secuencial de “alineadores”, los cuales son transparentes y adaptados a cada pacientes. Se utilizan cuando lo que se busca es únicamente la alineación de piezas en casos sencillos. No es una técnica fija, ya que el paciente se retira los alineadores para comer e higienizarlos correctamente, aunque es recomendable su uso el mayor tiempo posible. Los alineadores son muy cómodos y estéticos, ya que no se perciben durante su uso.