¿Qué es la Endodoncia?

La endodoncia se trata de un tratamiento de conductos radiculares que consiste en extraer la pulpa del diente debido a que está muerta, enferma o dañada, ubicada en el centro del conducto del diente. El espacio que queda libre se limpia, se vuelve a dar forma y luego se rellena. En dicho procedimiento se sella el conducto radicular.

Anteriormente, los dientes con pulpas dañas o enfermas se extraían. Hoy en día, la endodoncia salva dientes que podrían haberse perdido.

Las causas principales por las que se daña o muere la pulpa son:

       • Dientes fracturados.

       • Caries profundas.

       • Lesiones, como golpes severos en la raíz (recientes o pasados).

Si la pulpa se encuentra infectada o muerta y no se trata, se creará un depósito de pus en la punta de la raíz y se creará inflamación debido a la infección. Esta puede destruir el hueso circundante al diente y por lo tanto causar dolor.

¿Cómo se realiza un tratamiento de conducto radicular?

Consiste en diferentes etapas que se realizarán durante visitas sucesivas al odontólogo dependiendo de cada situación:

• En primer lugar, se realizará una perforación en la parte de atrás si se trata de dientes anteriores o en la corona para molares o premolares.

• Luego de retirar la pulpa enferma, se limpiará, agrandará y se dará a la cámara de la pulpa y a los conductos de la raíz para después rellenarlos.

• En el caso de tratamientos que demanden más de una visita, se restaura la abertura de la corona, en forma temporaria, para proteger al diente hasta la próxima consulta.

• En la siguiente visita, se retira el material temporario y se procede a restaurar en forma permanente, la cámara pulpar y el conducto radicular. El próximo paso consiste en insertar un material cónico de goma denominado gutapercha en cada uno de los conductos y sellarlo en el lugar con cemento. En algunas oportunidades se coloca una varilla plástica en el conducto a modo de soporte estructural.

• El paso final es colocar una corona sobre el diente para devolverle su forma y aspecto natural. Este procedimiento se realiza en dientes permanentes, ya que en el caso de la dentición primaria, el conducto es llenado con un material reabsorbible.

¿Cuánto dura el diente así restaurado?

El diente restaurado puede durar toda la vida si es cuidado como corresponde. Los dientes tratados pueden sufrir caries, por eso es fundamental llevar adelante adecuados hábitos de higiene dental y asistir a exámenes odontológicos frecuentes para evitar posibles problemas.

Además, como estos dientes no tienen la pulpa que los mantenía vivos, se volverán quebradizos y más propensos a fracturarse. Esto es fundamental para decidir colocar una corona en vez de obturar el diente luego del tratamiento del conducto.

El método más confiable para determinar si el tratamiento fue un éxito o un fracaso es comparar las nuevas radiografías con las tomadas anteriormente al tratamiento. Esta comparación mostrará si la pérdida de hueso continúa o si el hueso se está regenerando.