¿Qué es el bruxismo?

Usted puede presentar bruxismo si al despertar tiene dolores de cabeza o en los músculos faciales y si presenta un desgaste anormal en sus piezas dentarias. El bruxismo significa apretar y rechinar los dientes.


El bruxismo daña los dientes, las encías ya que produce retracción, así como también el cuello, la cabeza y la musculatura facial. También destruye el hueso que soporta al diente y por lo tanto ocasiona problemas de articulación, temporomandibular. El odontólogo determinará si la causa de estos dolores se debe al bruxismo.

¿Cómo sé si tengo bruxismo?

Generalmente, el bruxismo se trata de un hábito inconsciente. Es posible que el paciente no sepa que tiene bruxismo hasta que alguien le comente al oír que rechina sus dientes al dormir. También puede ser descubierto al acudir al odontólogo, ya que sus dientes estarán desgastados o con el esmalte fracturado.

 

¿Cómo se trata el bruxismo?

El tratamiento correcto del bruxismo va a depender de conocer lo que causa dicho problema. Mediante preguntas y un examen dental, el odontólogo diagnosticará la causa del bruxismo y dependiendo del daño dental y la causa es posible que le recomiende usar una placa de relajación neuro muscular mientras duerme. La misma será elaborada por el odontólogo y se colocará sobre los dientes superiores, protegiéndolos para que no rechinen contra los inferiores.

El estrés es la principal causa del bruxismo, por lo tanto el paciente debe encontrar la forma de relajarse, como escuchar música, caminar, leer, etc. Además, parte del tratamiento puede ser realizar pequeños desgastes en los dientes con el objetivo de equilibrar la mordida.

Una mordida que tenga interferencias, en donde los dientes no contacten adecuadamente podría desencadenarse en el hábito de bruxar. Esto puede corregirse utilizando nuevas restauraciones, coronas o tratamiento de ortodoncia.