¿Qué es la ortodoncia?

La ortodoncia es una especialidad de la odontología que se encarga del diagnóstico y tratamiento de las distintas maloclusiones que pueden presentarse en nuestros pacientes.
Cuando los dientes no se encuentran en una posición correcta, producen un sinfín de desórdenes a nivel estético y funcional. Por un lado, impiden la correcta higiene por parte del paciente, ya que muchas veces se hace difícil llegar correctamente con el cepillo, cuando las piezas se encuentran muy apiñadas. También son más susceptibles de presentar patologías infecciosas, como caries o enfermedad periodontal, ya que muchas veces sufren trauma por ocluir de manera no correcta con sus aledaños.
La malposición dentaria, general al mismo tiempo, que en los músculos de la cara se produzcan Los dientes en mala posición y los que no muerden correctamente unos contra otro son difíciles de mantener limpios, corren riesgos de pérdida precoz debido a caries y enfermedades periodontales, y ocasionan una tensión extra sobre los músculos de la masticación que puede generar dolores de cabeza, síndrome de ATM y dolores varios en cuello, hombros y espalda. Además, los dientes girados o posicionados incorrectamente desmerecen nuestro aspecto.

¿Cómo se planifica un tratamiento de ortodoncia?

Siempre es indispensable tener una primera consulta con el paciente. Poder evaluar su caso, responder a las interrogantes que este plantee conjuntamente con sus expectativas frente al tratamiento.
En esta primera instancia, el profesional va a poder dar nociones generales sobre el tratamiento, podrá ver la complejidad del caso e intercambiar opiniones con el paciente frente a su situación.
Para realizar un correcto diagnostico en ortodoncia, es necesario en constar con una serie de estudios complementarios de rutina (radiografías, fotografías, cefalogramas, estudio de modelos), los cuales se realizan fuera de la clínica, y son quienes conjuntamente con el examen clínico, realizar un correcto diagnóstico del caso y planificación.

¿Qué son los brackets?

Los brackets son elementos utilizados como herramienta para realizar un tratamiento de ortodoncia. Se cementan a las piezas dentarias, para poder realizar fuerzas ortodóncicas sobre ellas y poder corregir problemas de posición en las mismas. Pueden utilizarlos pacientes de cualquier edad, siempre que se tenga un correcto diagnóstico previo, realizado por un especialista.
Según los deseos que tenga el paciente, sus necesidades y expectativas, y las posibilidades económicas del mismo, se los puede orientar sobre el tipo de brackets a utilizar en su tratamiento y que mejor se ajuste a sus deseos.

¿Qué tipos de brackes me puedo colocar?

Hoy en día existe una amplia gama de brackets en el mercado, que nos permite elegir el más indicado según el caso y lo que se quiera lograr con el tratamiento. Constamos con los tradicionales brackets metálicos, que siguen siendo los más utilizados en nuestra práctica diaria. Por otra parte, para aquellos pacientes a los cuales les preocupa el factor cosmético de su tratamiento, tenemos brackets estéticos, que pueden ser de plástico, de cerámica, de zirconio o de zafiro. Según la técnica a utilizar, también constamos de brackets autoligantes, brackets linguales, brackets de oro, etc.
Brackets de Zafiro: Son la última tecnología en brackets. El zafiro es una piedra semipreciosa totalmente transparente, por lo que adquieren la tonalidad del diente sobre el que se cementa. Son muy estéticos, duros (no se desgastan) y no se tiñen con las comidas, bebidas o tabaco, por lo cual son de primera elección en aquellos pacientes que tienen un alto consumo de estas sustancias. Son cómodos, ya que tienen contornos y bordes suaves que producen muy poca molestia al instalarlos. Hoy en día, son los más costosos del mercado.
Brackets de autoligado: Son del mismo material que los brackets metálicos convencionales, con la diferencia que en su estructura incluye un sistema para fijar el arco dentro de él, sin necesidad de utilizar otro elemento, como las clásicas “gomitas”. Los controles son mas espaciados, ya que no hay elementos elásticos que r ecambiar, y la fricción sobre los dientes también se ve disminuida.
Alineadores transparentes: Esta técnica no incluye la utilización de brackets, sino que se basa en la utilización secuencial de “alineadores”, los cuales son transparentes y adaptados a cada pacientes. Se utilizan cuando lo que se busca es únicamente la alineación de piezas en casos sencillos. No es una técnica fija, ya que el paciente se retira los alineadores para comer e higienizarlos correctamente, aunque es recomendable su uso el mayor tiempo posible. Los alineadores son muy cómodos y estéticos, ya que no se perciben durante su uso.

¿Qué cuidados debo tener luego de colocarme los brackets?

Una buena higiene, una vez que tenemos la ortodoncia colocada, es indispensable para optimizar el tratamiento, lograr los resultados esperados y no tener ninguna complicación.
Los brackets, por su estructura, retienen restos de alimentos muy fácilmente, propiciando la formación de la placa dental en los dientes y las encías. La acumulación de esta placa bacteriana alrededor de los brackets dentales provoca la formación de caries dentales y enfermedades de las encías, lo cual pueden perjudicar el tratamiento o detenerlo en caso de que sea necesario.
Para que nada de esto suceda, debemos mantener una higiene bucodental perfecta con los brackets dentales siguiendo las técnicas específicas para la prevención de la placa dental en pacientes que siguen un tratamiento de ortodoncia fija.
La placa bacteriana es una película, que se adhiere a los dientes y encías una vez que ingerimos alimentos y que en caso de no lograr una correcta remoción de la misma, puede provocar distintas patología, como caries, inflamación de encías y mal aliento.
Con tal de evitar todos estos inconvenientes debemos mantener una higiene bucodental sana basada en la utilización de un cepillado eficaz, el uso complementario de cepillos interproximales y el enjuague con colutorios bucales. El especialista nos va a indicar cuál es la mejor técnica de higiene y como poder llevarla a cabo para lograr un control óptimo de la placa bacteriana.
El correcto cepillado de las piezas dentarias y la buena higiene de los brackets, tubos, bandas y todos los dispositivos que se encuentren en boca, es fundamental para lograr un correcto control de la placa bacteriana. Es por ello, que en IDU, recomendamos el cepillado dentario como mínimo 3 veces al día, con especial énfasis en el cepillado nocturno.
Para lo pacientes que utilizan distintos dispositivos durante el tratamiento de ortodoncia, es importante tener las siguientes consideraciones al higienizarnos:

• Realizar una correcta higiene por lo menos 3 veces al día, utilizando los cepillos que sean indicados por el profesional.
• Realizar un cepillado siempre cuidando los brackets y otras estructuras que forman parte del tratamiento.
• Retirar los elásticos y todos aquellos dispositivos que el especialista indica que deben retirarse para la higiene.
• Cepillar desde las encías hacia los bordes y los espacios interdentales con cepillos indicados para ello.

Para reforzar el control de la placa, es recomendable la utilización diaria de algún tipo de enjuague bucal, el cual también estará recomendado por el especialista.
Una buena higiene bucodental, permitirá que tanto nuestros dientes como nuestra encía, estén en salud, lo que facilitará también el movimiento de los dientes y el resultado de nuestro tratamiento, permitirá obtener una sonrisa perfecta en menos tiempo.